Caballo de Pura Raza Española: Reproducción


Tras la resolución de la Dirección General de Ganadería de 11 de diciembre de 2007, por la que se reconoce oficialmente a la Asociación Nacional de Criadores de Caballos de Pura Raza Española (ANCCE) para la llevanza del Libro Genealógico.

El LG cuenta con dos registros diferenciados:

Registro de Nacimientos:

Donde se registran las crías nacidas de caballo y yegua, previamente inscritas en el Registro Definitivo o de Reproductores, que cumplan los requisitos y procedimientos establecidos.

Registro Definitivo o de Reproductores:

Donde se inscriben los ejemplares que, figurando previamente en el Registro de Nacimientos, superen la valoración de aptitud para la reproducción regulada en cada momento por la legislación vigente.

El órgano que controla la actividad del LG es el Comité de Gestión del Libro Genealógico, que se encarga de velar por el estricto cumplimiento de los procedimientos registrales. Asimismo existe un Director Técnico, nombrado por la Asociación a propuesta del Comité de Gestión, que garantiza el correcto funcionamiento del Libro.

Controles de Identificación de un PRE

Cuando nace un ejemplar de Pura Raza Española se somete a una serie de controles por parte del personal veterinario del Libro Genealógico que lo identifica de forma perfectamente definida:

  • Se determina su filiación por ADN.
  • Se le reseña siguiendo criterios aceptados internacionalmente.
  • Se le asigna un código al ejemplar en el Libro Genealógico.
  • Se le implanta un microchip de identificación en la región del cuello.
  • Se inscribe en el Registro de Nacimiento del Libro Genealógico.

Aptitud Básica para la reproducción

Una vez solicitada la valoración, los veterinarios delegados del Libro Genealógico del PREexaminan a estos ejemplares y emiten un certificado de Aptitud Básica para la reproducción. Para alcanzar dicha aptitud básica es necesario que:

  • Los machos midan más de 1.52 m. a la cruz (1.50 m. en el caso de las hembras).
  • No tengan cuello de gato vencido, ni invertido (o de ciervo).
  • No sean monórquidos ni criptórquidos.
  • Se observe fidelidad al patrón racial.

A partir de ese momento, sus descendientes podrán ser inscritos en el Libro Genealógico. En caso contrario, conservan su certificado de origen racial, siguen inscritos en el Registro de Nacimientos y siguen siendo considerados como Pura Raza Española, pero carecen del derecho de registrar su descendencia.

El ejemplar que no supera esta valoración puede volver a presentarse una segunda vez cuando el propietario estime conveniente.