El polo y sus orígenes


Desarrollo de un partido de Polo

Para iniciar un partido el árbitro montado a caballo lanza la pelota hacia arriba y los jugadores la tienen que agarrar en el aire o en el suelo. Un jugador no puede pasar la linea del área con la pelota dentro de la red, debe lanzarla al suelo o a uno de sus compañeros. La red no se puede cambier de mano.

No se puede llevar el palo cruzado sobre el caballo, a menos que sea para coger la pelota al vuelo, pero una vez cogida deberá llevar el palo inmediatamente al lado correcto.

Si se golpea el palo del contrincante, solamente será valido si se hace en dirección ascendente. Si se golpea en dirección descendente, se pone en peligro las patas del poni. No está permitido pararse sobre la pelota ni golpear al enemigo. No se puede acorralar a un jugador entre dos ya que puede resultar muy peligroso.

Los caballos utilizados para este deporte no son muy altos ya que le costaría más a un jugador agacharse a recoger la pelota. Por lo general se ocupan caballos tipo poni.

Duración

El tiempo de cada chukka es de 8 minutos, y hay un espacio de 2 minutos entre cada uno.

Buzkashi

Consiste en dos equipos de chapandoz, o jinetes, en un campo de aproximadamente dos kilómetros de longitud. Los jugadores de cada equipo no se diferencian en el color de su camiseta, sino que parecen conocerse. El objetivo del juego es conducir el boz, que es una cabra sin cabeza y sin extremidades, desde un extremo del campo al otro. Los integrantes de ambos equipos pugnan para llevarse el cuerpo de la cabra al centro del terreno de juego.

Es un juego muy violento ya que no tiene mayores reglas y los jinetes terminan envueltos en verdaderas batallas sangrientas. Tampoco hay árbitros por lo que el resultado depende sólo de los jugadores. Para el jinete la recompensa es el prestigio que puede tener ante el resto de sus pares. Los capitanes, denominados “chapandaz”, con turbantes y barbas negras, llegan a la cancha con fusiles Kalashnikov al hombro y guardaespaldas y se dan la mano antes de empezar el partido.

Durante la dictadura religiosa de los talibán la práctica de este juego estuvo prohibida, es por esa razón que desde el colapso del régimen ha vuelto a practicarse todos los viernes en Kabul.