Endotoxemia en caballos


Su naturaleza como componente estructural de la pared celular, la presencia de endotoxinas implica la existencia de bacterias gramnegativas como un origen del cuadro. Dependiendo de la naturaleza de la enfermedad subyacente, estas bacterias pueden circular en el torrente sanguíneo en su forma intacta: bacteriemia, estar confinadas a un proceso infeccioso localizado, o ser parte de una colonización de la flora bacteriana endógena del tracto gastrointestinal.

En cualquiera de estas situaciones, las moléculas de endotoxinas son liberadas como un subproducto metabólico del crecimiento bacteriano y ante la muerte de un gran numero de células bacterianas. Las condiciones infecciosas comunes asociadas con la endotoxemia en los caballos incluyen la sepsis neonatal con gramnegativos, la neumonía y la pleuroneumonía bacterianas, la peritonitis y la colitis infecciosa con bacterias como Salmonella spp, que no son parte de la flora intestinal normal. Por ejemplo, en un estudio se detectaron endotoxinas en el plasma del 50% de los potrillos evaluados por una sepsis.

El término translocación describe la entrada de bacterias y productos bacterianos endogenos desde el tracto gastrointestinal hacia los tejidos y la circulación sistémica. La flora intestinal natural de los caballos consiste, principalmente, en bacterias anaerobias gramnegativas y de esta manera, es normal que existan grandes cantidades de endotoxinas en la luz del tracto intestinal del caballo. Aun en estado de salud, hay pequeñas cantidades de endotoxinas que cruzan la barrera mucosa intacta y alcanzan la circulación portal el hígado. Estas moléculas son eliminadas, sin embargo, por el sistema fagocítico mononuclear en el hígado y solo conducen a una activación localizada y restringida del sistema inmune del huésped.

Para que la translocación de endotoxinas se vuelva peligrosa, deben cruzar la barrera intestinal excesivas cantidades y así superar al sistema fagocítico mononuclear, o por otro lado, la capacidad del hígado para destoxificar lipopolisacáridos debe estar comprometida. Esto ultimo puede ser importante en condiciones tales como hepatitis, colangiohepatitis o derivaciones portosistémicas.

La permeabilidad de la barrera mucosa intestinal aumenta, con frecuencia, en casos de enfermedades gastrointestinales agudas. Los pacientes con cólico son los principales candidatos para el desarrollo de la endotoxemia, y las endotoxinas plasmáticas se detectan en el 10 al 40% de los pacientes con cólico en el momento de la admisión. Se evaluó un porcentaje más alto de caballos positivos a las endotoxinas cuando los animales eran presentados para intervenciones quirurgicas.