Entrenamiento caballos de guerra – Carros


Carros de guerra

Las mejoras en cuanto a ruedas y ejes, al igual que en el armamento, pronto hicieron que los carros participasen en las batallas de las sociedades de la Edad del Bronce, desde China hasta Egipto.

Los invasores hicsos introdujeron el carro de guerra en el Antiguo Egipto durante el siglo XVI a. C., y los egipcios lo adoptaron desde entonces. El texto preservado más antiguo que se relaciona con la crianza de los caballos de batalla en el mundo antiguo es el manual hitita de Kikkuli, de fecha aproximada 1350 a. C., que describe la preparación de los caballos para carros.

En China ya se utilizaban carros de guerra durante la Dinastía Shang (c. 1600-1050 a. C.). La evidencia más antigua de estos carros en Asia aparece en los entierros ceremoniales: al igual que ya había ocurrido en Asia central, se hallaron caballos y carros sepultados junto con sus dueños para acompañarlos en la siguiente vida.

Las descripciones acerca del desempeño táctico de los carros de guerra son escasos. La Ilíada  describe el uso de carros para transportar a los guerreros desde y hacia la batalla, más que un empleo en el enfrentamiento en sí. Años después, al invadir Britania en 55 y 54 a. C., Julio César vio a hombres montados en carros arrojando jabalinas antes de bajar de ellos para luchar a pie. Se desconoce si este estilo de combate era típico en aquella época y lugar.

Caballería

Uno de los primeros ejemplos del empleo del caballo en batalla fueron los arqueros o arrojadores de lanzas montados, que datan de la época de los reyes asirios Asurnasirpal II y Salmanasar III. No obstante, los jinetes se sentaban en la parte posterior de sus caballos, una posición incómoda para movimientos rápidos; por esto, los caballos solían ser sostenidos por alguien de a pie que permitía al arquero la libertad para disparar. Por lo tanto, era más bien una infantería montada que verdadera caballería.

Los asirios desarrollaron el uso de la caballería como respuesta ante las invasiones de los pueblos nómadas del norte, como por ejemplo los cimerios, quienes entraron en Asia Menor en el siglo VIII a. C. y se adueñaron de partes de Urartu durante el reinado de Sargón II, aproximadamente en 721 a. C.