Festucosis 2


Retraso en la parición: en los pocos casos en que no se produce aborto, se produce un significativo atraso en la gestación; la yegua debería parir a los 11 meses, pero lo hace a los 13 meses de gestación, con el consecuente peligro para la vida de la yegua y su cría; en cualquier caso, la cesárea salva la vida de ambos, pero anula a la yegua como madre para el futuro.

Inmunodeficiencia en potrillos: la leche de la yegua es vital para la elaboración del sistema inmune del potrillo; la baja producción de leche de la yegua enferma de festucosis y la debilidad de los potrillos neonatos hace que generalmente estas crías no alcancen a ingerir cantidades suficientes de leche para alimentar de antígenos su sistema inmune.

Manejo de pasturas

Es evidente que el principal manejo que se debería buscar es la eliminación completa de pasturas enfermas de festucosis y su reemplazo por otras especies, o por variedades de Festuca libres del hongo. Una característica particular del hongo es su muerte tras un período de más de un año de acopio de las semillas; sin embargo, la pérdida del vigor de las mismas semillas le quita valor a la práctica de guardar la semilla por tiempos prolongados.

No obstante, teniendo en cuenta las características del clima y suelo donde se utiliza esta forrajera, la implantación de una pastura con una cobertura apropiada no siempre es sencilla de lograr. Ésta depende de las condiciones climáticas que permitan efectuar el laboreode la tierra en el momento adecuado. Por otro lado, el costo de implantar una pradera de Festuca es relativamente elevado. Es por eso que, en el caso de pasturas bien logradas, aún con festuca tóxica, se tiende a buscar alternativas que permitan el uso de festucas tóxicas con el menor grado de riesgo posible.

En general, los controles químicos de Festuca no son enteramente efectivos, y exigen tratamientos repetidos; a veces no es siquiera suficiente eliminar toda la Festuca durante dos años, ya que las semillas de esta especie son muy durables. Cuando la calidad de suelo lo permite, se lo puede destinar a producciones agrícolas que justifiquen tratamientos químicos repetidos durante dos o más años, antes de volver a utilizarlo para la producción de forraje.

El curado de semillas enfermas por medio de fungicidas de la familia del Triazol es altamente efectivo.