Guerra entre los Comanches y México – Impacto sobre México


En 1846, la Legislatura de Chihuahua describió la situación en la que se encontraba el estado: «Viajamos en las carreteras… según sus caprichos (es decir, los Comanches y Apaches), cultivamos en la tierra que ellos quieren las cantidades que ellos quieren; usamos con moderación las pocas cosas que nos han dejado hasta el momento en que se les antoja venir a quitárnoslas».

Las redadas Comanche que cada vez se adentraban más al centro de México crearon el temor de que los Comanche pronto podrían incluso ser vistos «en las calles de la Ciudad de México» ya que las redadas más cercanas habían sido a escasas 150 millas de la capital del país.

Cuando las tropas estadounidenses invadieron el norte de México en 1846, encontraron un paisaje devastado y una población desmoralizada.

Hubo poca resistencia hacia los estadounidenses. Algunos mexicanos y estadounidenses asentados en el norte de México incluso acogieron con beneplácito la invasión con la esperanza de que Estados Unidos fuera más exitoso combatiendo a los «bárbaros »de lo que habían sido las Fuerzas Armadas de México. Poco tiempo después comprobaron que no sería así, ya que incluso terminarían perdiendo sus tierras y sufrirían de violaciones a sus derechos civiles por parte del gobierno de los Estados Unidos.

Tratado de Guadalupe Hidalgo y sus consecuencias

Las incursiones comanches en México no cesaron con el final de guerra Mexicano-estadounidense en 1848, pero los comanches se enfrentaron a una nueva situación después de que Texas se unió a Estados Unidos y la firma del Tratado de Guadalupe Hidalgo que puso fin a la guerra y cedió los territorios de Alta California, Santa Fe de Nuevo México y el territorio en disputa entre México y Texas a Estados Unidos.

El declive comanche comenzó en la década de 1850. Una grave sequía afectó gravemente a las ya afectadas manadas de búfalos (debido a la cacería). Para saciar su hambre, los comanches comenzaron a comer sus caballos.

Durante la Guerra Civil estadounidense los comanches recuperaron parte de su territorio, pero finalmente un reducido grupo de unos 1.500 comanches junto a sus socios Kiowas, se rindieron ante el ejército de los EE.UU. en 1875.