Guerra entre los Comanches y México


La guerra entre los comanches y México, se refiere a una serie de conflictos librados desde1821 hasta 1848 que consistieron en redadas o incursiones a gran escala en el norte de México realizadas por los Comanches y sus aliados los Kiowas y que dejó miles de muertos. En el momento en el que el ejército estadounidense invadió el norte de México en 1846, durante la guerra Mexicano-Estadounidense, la región se encontraba devastada.

Antecedentes

Se considera a los comanches como «la nación salvaje más poderosa de América del Norte». Tal poder fue ampliamente demostrado cuando el recién independizado México y los Estados Unidos disputaron el territorio de Texas y gran parte del antiguo Norte de México, actual Suroeste de Estados Unidos.

Los Comanches se consideraban propietarios de un territorio, de unos 1.300 km por 1.050 km, que se extendía desde el río Arkansas (antigua frontera entre México y Estados Unidos, en el actual Colorado) hasta cerca del río Bravo en el desaparecido estado Mexicano de Coahuila y Texas.

En los primeros años de siglo XIX, más de 10.000 Comanches compartían ese territorio, conocido como la Comanchería, con 2.000 Kiowas y Apaches de los Llanos. Ellos a veces concedieron derechos de caza a otras tribus, como a los Wichitas.

Los Comanches llamaron la atención de los españoles en Nuevo México desde 1706 y fueron una amenaza grave hasta que se concluyó un tratado de paz con ellos en 1786. Los comanches mantuvieron una paz incomoda con los asentamientos españoles en Texas. Los españoles utilizaron a los comanches como aliados contra los Apaches, y por ese motivo perdonaron sus frecuentes ataques, negociaron con ellos el intercambio de artículos manufacturados con maíz para los caballos, cautivos, carne de búfalo, y además los llenaban de regalos.

La relación de beneficio mutuo entre españoles y comanches comenzó a deshacerse en 1821 cuando México consumo su independencia de España. El nuevo país que había peleado una guerra de independencia de 11 años, no tenía recursos para seguir pagando tributo a los comanches. México desde su inicio se vio envuelto en disputas políticas internas y no presto atención a los problemas en su frontera norte.