Guerras Indias


Las Guerras anti coloniales indígenas en Estados Unidos, llamadas “Guerras indias” en la historiografía de Estados Unidos, se refieren al conjunto de conflictos y guerras menores entre dicho país y los distintos pueblos indígenas del actual territorio estadounidense. También se suelen incluir las guerras entre los colonos europeos y los nativos americanos que llevaron a la creación de Estados Unidos.

Estas guerras, que se extienden desde los tiempos coloniales hasta la Masacre de Wounded Kneey el establecimiento definitivo de la frontera de EE.UU. en 1890, en general se resolvieron con la conquista de los pueblos nativos y su asimilación cultural obligada o su localización forzosa en reservas.

Según una estimación de 1894 hecha por la Oficina del Censo de los Estados Unidos, se calcula que los más de 40 años en total de guerras transcurridas entre 1775 y 1890 supusieron la muerte de 45 000 indígenas cobrizos defensores de sus territorios ancestrales y 19 000 invasores blancos.

La estimación incluye mujeres y niños en ambos bandos, mayoritariamente entre los nativos, ya que era habitual la muerte de no combatientes en las masacres indígenas fronterizas que representaron un claro ejemplo histórico de limpieza étnica.

Los indígenas en Estados Unidos fueron (y siguen siendo) un conjunto de distintas culturas con sus propias historias.

A lo largo de las distintas guerras de indígenas contra colonos de Europa y Estados Unidos, aquellos no formaron un sólo bando unificado ni lucharon por las mismas causas. Al vivir en sociedades organizadas de diversas maneras, los indígenas de Norteamérica normalmente tomaban sus decisiones sobre la guerra y la paz a nivel local, aunque a veces podían pelear como parte de alianzas formalizadas, como la confederación iroquesa, o en confederaciones temporales inspiradas por líderes carismáticos como Tecumseh.

Época colonial (1622–1774)

En esta época, anterior a la Declaración de Independencia, hubo gran cantidad de guerras y enfrentamientos entre los pueblos indígenas de América del Norte y las potencias colonizadoras europeas del territorio que más adelante formaría Estados Unidos de América.

Este del Mississippi (1775–1842)

Durante los primeros tres cuartos de siglo del nuevo Estado, entre su creación y la Guerra Mexicano-Estadounidense, transcurrieron varias guerras entre el mismo y los nativos de Norteamérica, antes de la gran expansión hacia el oeste.