Hipodromo de Constantinopla – En la actualidad


Hipodromo de Constantinopla: Actualidad

Otro emperador que adornó el hipódromo fue Teodosio el Grande, que en el 390 trajo un obelisco desde Egipto (el obelisco de Teodosio) y lo erigió dentro de la pista. Tallado en granito rosa, fue erigido originalmente en el Templo de Karnak en Luxor alrededor del 1490 a. C., durante el reinado de Tutmosis III. Para trasladar el obelisco hasta Constantinopla, Teodosio tuvo que dividirlo en tres piezas. Solo sobrevive la parte superior, erigida actualmente en el lugar donde Teodosio la colocó, sobre un pedestal de mármol. El obelisco ha sobrevivido casi 3.500 años en condiciones asombrosamente buenas.

En el siglo X, el emperador Constantino VII construyó otro obelisco, el de Constantino, en el otro extremo del hipódromo. Originalmente estaba cubierto con placas de bronce doradas pero fueron robadas durante la Cuarta Cruzada, quedando a la vista el interior construido con bloques de piedra.

El hipódromo en la actualidad

Actualmente, el área que abarca el hipódromo recibe el nombre de Plaza Sultán Ahmet. El recorrido de la antigua pista de carreras ha sido enlosada, aunque la pista original se encuentra 2 metros más abajo del recorrido actual. La spina, los dos obeliscos y la columna serpentina están colocados en agujeros ajardinados, manteniendo los edificios sobre la superficie original del hipódromo.

La fuente alemana, una fuente octogonal abovedada de estilo neobizantino, fue construida por el gobierno alemán en 1900 para marcar la visita a Estambul del emperador alemán Guillermo II en 1898. Se encuentra en la entrada norte del área del hipódromo, enfrente de laMezquita Azul.
El hipódromo no ha sido nunca sistemáticamente excavado por los arqueólogos. Una parte de las subestructuras del Sphendone (la curva de uno de los extremos) es ahora visible desde que en los años 80 se destruyesen unas casas de la zona.

En 1993 una zona cercana a la Mezquita del Sultán Ahmed (la Mezquita Azul) fue demolida para construir unos servicios público, dejando al descubierto varias filas de asientos y algunas columnas del hipódromo. La investigación no llegó más lejos, pero los asientos y columnas fueron retirados y trasladados a varios museos de Estambul. Posiblemente, muchos restos más del hipódromo permanezcan aún bajo los jardines de la mezquita.