Pato y Horseball


Pato y Horseball

Los jugadores de ambos equipos tienen derecho a recoger el pato cuando éste se halla en el suelo, lo que exige un gran dominio del caballo y una gran fortaleza física. Quien se hace con el pato puede pasarlo a un compañero (“cachetear”) o cabalgar rumbo al aro. Durante la cabalgada, se deben respetar ciertas reglas destinadas a evitar accidentes y preservar la competitividad. Notablemente, existe la obligación de asir el pato con la mano derecha y extender el brazo derecho; el pato es así “ofrecido” al rival, que puede intentar asir el pato y robarlo mediante la “cinchada” (el no “ofrecer” es una infracción llamada “negada”).

La cinchada es el elemento característico del pato, y el es apasionante. Dos jinetes cabalgan a plena velocidad tomando el pato de un asa cada uno; mediante tirones limpios, intentan hacerse con el pato. Nótese que quien “ofrece” siempre cincha con su mano derecha; la mano que no cincha debe tener las riendas. Durante la cinchada está prohibido apoyarse en la silla.
El pato requiere un caballo entrenado y una gran agilidad por parte del jinete para recoger, cinchar, cachetear…

Juegos similares

El pato tiene como pariente más cercano a un antiguo juego persa, el buzkashi, practicado aún hoy en Afganistán, donde la prenda del juego es un carnero faenado al que se le han cortado la cabeza y las extremidades.

En distintos lugares de Europa donde se practica polo, se realizan a veces competencias de horseball, un juego que resulta ser la adaptación del pato argentino introducido en Francia en los años 1930 por el capitán Clave. Este último modifica las reglas del pato e inventa el horseball.
En julio de 2008 la Selección Argentina de Pato resulta jugadora preferida en el primer Campeonato Mundial de horseball.

Horseball

El horseball (palabra compuesta en inglés horse: caballo, ball: bola, balón; es decir, traduciendo con el hiperbaton típicamente hispano o latino: “balóncaballo”) es un juego que enfrenta a dos equipos de cuatro jugadores por lado (más dos reservas de cada equipo) que deben recoger del suelo, sin desmontar, una pelota envuelta en un armazón con seis asas de cuero y, que a través de un conjunto de pases y defensas, la tienen que introducir en unas canastas fijas en los extremos del campo.