Peste equina africana – 04


Tratamiento

Según las condiciones epizootiológicas y sanitarias locales, puede estar más indicado el sacrificio. No existe tratamiento etiológico, y en el sintomático, con cardiotónicos y protectores vasculares, es esencial el reposo y el aislamiento estricto, al menos hasta un mes tras desaparecer los síntomas.

Lucha

Prevención:

higiénico sanitarias y de manejo ; de policía sanitaria ; y vacunales. En la prevención vacunal se utilizan:

  1. vacunas inactivadas, formoladas, obtenidas habitualmente en cultivo celular. Habitualmente son monovalentes; requieren varias inoculaciones y pueden causar reacciones locales;
  2. vacunas atenuadas, por pases en cerebro de ratón y adaptación posterior a cultivo celular. Pueden obtenerse mono y polivalentes. Causan una reacción febril ligera, pero de hasta 15 días de duración, durante la que el animal debe observar reposo.

Pueden causar reabsorción fetal en hembras gestantes de menos de 3 meses. Presentan un período negativo de inmunidad de 2-3 semanas, y su eficacia oscila entre 6 meses y 2 años. Control de vectores ; de efectivos susceptibles o infectados.

Erradicación:

el sacrificio de infectados, no parece imprescindible al ser transitorio el estado portador. Una vez declarado un foco, son básicas la inmovilización total de efectivos y la vacunación masiva sistemática y obligatoria dentro y alrededor del foco, en un mínimo de 50 Km. de profundidad, a complementar con el resto de medidas descritas.

Por el momento, están prohibidas todas las importaciones de caballos provenientes de España o en tránsito por el territorio español. Las autoridades de Lisboa y las direcciones regionales del Ministerio de Agricultura han enviado a todos los propietarios y criadores de caballos las medidas profilácticas aconsejadas, como por ejemplo, la desinfección y desinsectación de los locales, la reducción de los transportes de animales en el territorio nacional y también la necesidad de recoger los caballos por la tarde y durante la noche.

Mientras, los ganaderos continúan denunciando el método que la Junta de Andalucía utiliza para distribuir y aplicar las vacunas contra la peste equina. Las dosis son insuficientes, y según fuentes próximas a los ganaderos, “Io peor es que no se sabe cuántas se van a necesitar, porque no hay un censo de los caballos que hay en la comunidad andaluza. Hasta hace poco, en Sevilla solamente había censados ocho caballos, algo increíble sobre todo si se tiene en cuenta que sólo el club Pineda tiene estabulados en sus instalaciones 160 caballos”