Polo Actual


Polo actual – Golpes básicos

En todos los golpes el jugador se levanta ligeramente de la silla de montar y queda sostenido por las piernas, afirmadas en los estribos, y por la presión de sus rodillas sobre la cabalgadura.. En la nomenclatura o jerga habitual se dice que los golpes se dan “por el lado del lazo” (lado derecho del caballo) o “por el lado de montar” (flanco izquierdo del caballo). En el polo también se da el tiro de corbata tiro usado para tirar de centro de campo para meter en la portería.

Golpe hacia delante

Es el golpe natural, dado del “lado del lazo”, o lado derecho del caballo. La dirección de la bola depende del ángulo de rotación del torso, que a su vez determina el encuadre de la cabeza del taco. Idealmente, el taco debe impactar la bola en el momento en que la “mano” (pata delantera) derecha del animal se encuentra afirmada en el piso y junto a la bola.

Golpe de revés

Dado hacia delante pero del lado izquierdo del caballo. En el revés óptimo, el taco impacta la bola en el momento en que la “mano” (pata delantera) izquierda del animal se encuentra afirmada en el piso y junto a la bola.

Back

Golpe dado hacia atrás por el lado derecho del caballo, con el revés del taco.

Backhander

Golpe dado hacia atrás por el lado izquierdo del caballo.

Otros golpes

Algunos grandes jugadores han usado golpes que constituyen verdaderos alardes de destreza, aunque lo han hecho obedeciendo a necesidades del juego. Juan Carlos Harriott, un polista que durante más de veinte años fue 10 de handicap y al que muchos consideran el mejor jugador de todos los tiempos, apareció en un aviso publicitario televisivo ejecutando un backhander por entre las patas de su caballo. El tenista argentino Guillermo Vilas sostuvo que había creado su “Gran Willy” (golpe dado pasando la raqueta por entre las piernas) inspirado en esa destreza de Harriott.

Muy pocos jugadores son capaces de hacer dribbling, es decir cabalgar al mismo tiempo que se hace picar la pelota sucesivamente sobre el taco, sin que aquella toque el piso. Es una de las maniobras preferidas de Adolfo Cambiaso y también la ejecuta Bautista Heguy de vez en cuando. Aparte del lucimiento, esta dificilísima jugada da un gran control sobre la bola y permite superar la defensa o marcación más cerrada.