Razas de caballos: Costarricense de Paso, Criollo


Costarricense de Paso

Es un animal especialmente dedicado para la silla de lujo, de placer, siendo usado también como caballo de utilidad para la ganadería y los deportes nacionales. Por su buena disposición y aptitud para el trote, el caballo costarricense de paso ha demostrado cualidades para la doma vaquera y la doma clásica.

De acuerdo con el prototipo racial, la valoración de los ejemplares Costarricense de Paso, cuando corresponda, se realizará por el método de los puntos, el cual permitirá conseguir una imagen exacta del valor absoluto y relativo, de cada animal enjuiciado comparativamente contra el prototipo de la raza y servirá para conocer su comportamiento como reproductor a través de las oportunas investigaciones genealógicas.

Caballo criollo

Países: Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay

Existen asociaciones de criadores en cada uno de estos países, nucleadas en la FICCC – Federación Internacional de Criadores de Caballos Criollos. En Chile no existen Asociaciones o Federaciones de Caballo Criollo, ya que esta denominación corresponde a un tipo equipo de múltiples orígenes, los que se cruzaron libremente en las llanuras de Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay.

En el caso Chileno, el Desierto de Atacama, la Cordillera de Los Andes y el Océano Pacífico, fueron barreras naturales que impidieron el libre cruce de razas y dieron origen a un Caballo con morfología y funcionalidad homogénea, y condiciones gimnásticas muy distintas al Criollo Americano.

Historia: se remonta al caballo español del siglo XVI, que tenía una fuerte influencia berberisca y eran considerados los mejores caballos de Europa.
Puestos luego en libertad por distintos motivos, cuatro siglos de selección natural forjaron en el caballo criollo inmejorables condiciones de rusticidad, resistencia y adaptación a medios naturales hostiles. Standard Racial:

Características: eumétrico y mesoformo (medidas y formas medianas). Su tipo se corresponde con el de un caballo de silla, equilibrado y armónico. Bien musculado y de fuerte constitución, con su centro de gravedad bajo. De buen pie y andares sueltos, ágil y rápido en sus movimientos. De carácter activo, enérgico y dócil, su característica racial está definida por su rusticidad, longevidad, fertilidad, resistencia, valentía, poder de recuperación y aptitud para trabajos ganaderos.