Reproducción Equina – Cuidados de la yegua preñada


Cuidados de la yegua preñada

Las yeguas domesticas reciben un cuidado y nutrición adecuada para asegurar la salud de ellas y de su potro.

Las yeguas reciben vacunaciones en prevención de enfermedades tales como la Rinopneumonitis (EHV-1) (virus que pueden causar abortos) así como las vacunas para otras condiciones que puedan ocurrir en una región dada del planeta.

Vacunas previas al parto son recomendadas de 4 a 6 semanas previas al parto para maximizar el contenido de inmunoglobulinas presentes en el calostro de la primer parte de la leche. Desparasitar las yeguas unas pocas semanas del parto es también muy importante, ya que la yegua produce el primer contacto de los potrillos con los parásitos.

Las yeguas pueden ser usadas para andar o trabajar durante la mayor parte de la preñes y es bueno y saludable que las mismas realicen ejercicio. Pero solamente moderado ejercicio, especialmente cuando se hacen demasiado pesadas en la preñes.

El ejercicio con elevadas temperaturas ha sido sugerido que va en detrimento del mantenimiento del periodo embrionario y también se lo ha encontrado en temperaturas ambientales elevadas, cosa que no se nota en temperaturas mas bajas. Durante los últimos 3 a 4 meses de gestación, se incrementan los requerimientos nutricionales, para sostener el rápido crecimiento del feto.

Los requerimientos energéticos durante los últimos meses y durante los primeros meses de lactación son similares a aquellos caballos que están en pleno entrenamiento. Trazas de minerales tal como cobre son extremadamente importantes, particularmente durante el 10o mes de gestación para un buen desarrollo del esqueleto. Muchos alimentos diseñados para yeguas preñadas y lactantes, provienen de un cuidadoso balance con incremento de proteínas, de calorías a través de las grasas, tanto como vitaminas y minerales.

Durante varios de los primeros meses de preñes, los requerimientos nutricionales no se incrementan significativamente dado que el crecimiento del feto es muy lento. Asimismo, durante este tiempo, la yegua debe ser proveída de suplementos minerales y vitaminas, particularmente cuando la calidad del forraje es cuestionable.

Sobre alimentación de la yegua en gestación, particularmente, en la preñes temprana, debe ser evitada y el exceso de peso puede contribuir a dificultades de parto o problemas fetales relacionados con estos problemas.