Rodeo chileno: Historia – Campeonatos Mundiales


En el año 1949 se efectúa el primer Campeonato Nacional de Rodeo en la ciudad de Rancagua y los primeros campeones fue la collera integrada por Ernesto Santos y José Gutiérrez. Los máximos exponentes en este campeonato son los jinetes Juan Carlos Loaiza y Ramón Cardemil, quienes han logrado el título nacional de Chile en ocho y siete oportunidades, respectivamente. Los últimos campeones de la temporada 2011-2012 fueron Juan Carlos Loaiza y Eduardo Tamayo.

A pesar de que el rodeo chileno fue declarado deporte nacional, su desarrollo continúa siendo precario, en términos de financiamiento, políticas de apoyo y promoción. Esto se debe a que, hasta 2009, la Federación no recibía ingresos de Chiledeportes, como el resto de los deportes. Lo anterior se debe a que sólo reciben aportes los deportes que representan a Chile en el extranjero.

La Federación del Rodeo Chileno es crítico ante la ausencia de dineros por parte del Estado, justificando que en muchos lugares de Chile que no llegan insumos básicos ya que se encuentran muy alejados y menos llegan eventos deportivos, la gente se entretiene asistiendo a los distintos rodeos que se disputan a lo largo del territorio nacional chileno, ya que es una de las pocas actividades de ocio con que cuentan estas personas.

Sin embargo gracias al compromiso y entusiasmo de sus cultores y aficionados, quienes han hecho que el rodeo se mantenga como uno de los deportes más populares de los chilenos a través de los años, sobre todo en las zonas rurales, llegando a ser hasta la fecha el segundo deporte más popular de Chile.

Disciplinas

Existen dos disciplinas en el rodeo, las corridas de vaca y el movimiento de la rienda, siendo las corridas las más populares.

Corridas

Una carrera es la faena que realiza la collera dentro de la medialuna, esto consiste en lo siguiente:

La collera espera al novillo dentro del apiñadero a que salga del toril, luego deben dar 2 vueltas dentro del apiñadero. Un integrante de la collera debe ir atrás del novillo (arreando) y la otra al costado del novillo (a la mano), esto se mantiene durante toda la carrera. Si la collera no cometió ninguna falta dentro del apiñadero, recibe 1 punto bueno.