Rodeo chileno – Internacionalización del rodeo


Durante la década de 1990 el rodeo se comenzó a disputar en Argentina, sobre todo en la Provincia de Mendoza. En el último tiempo se han creado un importante número de medialunas en el territorio argentino y es un deporte que cada día gana más seguidores.

En Argentina este deporte es conocido como rodeo cuyano y la diferencia es que los jinetes visten el traje tradicional de un gaucho, personaje típico e histórico de las zonas rurales argentinas. En Uruguay también ha crecido el interés por los jinetes de practicar este deporte.

En el año 2005 se efectuó el primer Campeonato Internacional de Rodeo, disputado en Argentina y ganado por los jinetes chilenos Luis Eduardo Cortés y José Urrutia.

Ese mismo año el jinete Alfonso Navarro obtuvo el título de campeón en la tradicional prueba del Freno de Oro, disputada en Brasil, a la cual asisten representantes de distintos países del Cono Sur y Brasil, quienes disputan distintas pruebas sobre caballos criollos.

El 1 de mayo de 2009, en el marco de la Expo FICCC 2009, la exposición de caballos criollos más importante de Latinoamérica, se disputó un rodeo chileno en Esteio, Porto Alegre, Brasil. Para esa oportunidad se construyó una medialuna en Esteio y asistió mucho público al evento, quedando muy agradados con el rodeo. La serie de campeones fue ganada por José Astaburuaga y Alfredo Moreno, quienes fueron ovacionados por criollistas brasileños, argentinos, uruguayos y paraguayos.

Críticas

Esta práctica ha sido criticada por diversas agrupaciones internacionales pro-derecho animal debido al trato que se les da a los animales, así como las atajadas que estos reciben en la práctica del rodeo.

Estas agrupaciones protestan en contra de este deporte y rechazan la calidad de deporte nacional que se le ha otorgado. Durante el Campeonato Nacional de Rodeo de 2006 un grupo de 40 personas aproximadamente protestaron fuera de la Medialuna Monumental de Rancagua en contra de este campeonato y también en contra de la práctica del rodeo en Chile.

Los grupos y personas que critican el rodeo chileno argumentan que los animales reciben daños y son sometidos a hostigamiento innecesario, pues el rodeo implica frenar a un novillo en carrera, embistiéndolo contra una barrera paralela a su dirección de desplazamiento, por lo que las lesiones en el animal serían relativamente inevitables. Los detractores también centran su rechazo en el uso de picanas eléctricas, utilizadas para incitar a los vacunos que se desploman o no entran en fuga.