Rodeo chileno – Los jinetes


Esta vestimenta protege mucho al huaso del frío y por reglamento debe usarse en los rodeos incluso en los meses de verano. Existen mantas y chamantos de lana o de hilo cuyo uso dependerá del clima reinante. La manta se diferencia del chamanto en que la primera tiene sus campos de colores lisos y el segundo es reversible y laboreado, es decir, incluye figuras o dibujos básicos. El resto de la vestimenta del jinete consiste en las botas corraleras o pierneras (a modo de polainas) y las espuelas de grandes rodajas sujetas al zapato por los “piales” (correas) y montadas sobre “taloneras”.

Existen jinetes profesionales y amateur. Los profesionales han ido en franco aumento y son aquellos que defienden a un criadero o a un corral y reciben un sueldo. El resto de los jinetes no son profesionales y participan en rodeos sólo por propia satisfacción, algunos poseen muchos recursos para criar o comprar caballos y aperos, y otros, que son la mayoría, poseen menos recursos y menos caballos y se las arreglan de distintas formas para practicar el rodeo.

Los caballos

Los caballos utilizados para la práctica del rodeo son caballos chilenos, que es una raza de caballos originada en Chile. En los rodeos federados (por la Federación del Rodeo Chileno), los caballos deben estar inscritos en la Federación de Criadores de Caballos Chilenos y deben ser auténticamente de raza chilena. En los rodeos laborales el caballo puede no ser inscrito, pero también son de raza chilena. El caballo chileno fue registrado en 1893, lo que lo convierte en la raza con registro más antiguo en América del Sur, teniendo también el tercer registro más antiguo en todo el Hemisferio Occidental. A partir de 2011, mediante decreto supremo, esta raza de caballos fue declarada Monumento natural chileno.

En todos los rodeos, antes de disputarse la final, se elige al sello de raza, que es el caballo que posee la mayor pureza racial y que más cumpla con las características del caballo chileno. Para elegir al sello de raza los jurados realizan una evaluación de los rasgos principales en el aspecto zoológico y pueden eligir pre candidatos, que normalmente son tres, y dentro de estos se elige sólo a uno.