Tipos de cólico equino – 03


Abdominocentesis

La extracción de fluido del peritoneo puede ayudar a evaluar el estado del intestino. Un fluido sanguinolento indica infarto y generalmente es necesario intervenir quirúrgicamente. Un fluido turbio sugiere un aumento de glóbulos blancos, lo que significa que la enfermedad está relativamente avanzada. El nivel de proteína del líquido abdominal puede analizarse y dar información de la integridad de los vasos sanguíneos intestinales.

Distensión abdominal

Cualquier grado de distensión abdominal suele indicar alteraciones en el intestino grueso, mientras que la distensión de estructuras anteriores a este punto pueden no ser lo suficientemente grandes como para verse externamente.

Auscultación del abdomen

Generalmente realizada en el cuarto cuadrante puede ser una herramienta útil. El aumento de los borborigmos sin grandes cambios pueden ser indicativos de cólico espasmódico. El descenso del sonido o la ausencia del mismo sugieren alteraciones graves.

Heces

La cantidad y el aspecto pueden ser datos útiles, pero como el origen del problema a menudo está lejos del ano los cambios pueden tardar en verse. En las zonas en las que sea común la impactación de arena o si la historia sugiere esa posibilidad, debe buscarse arena en las heces, ya sea por inmersión en agua o por su textura.

Profilaxis

La incidencia de cólico puede reducirse:

  • Restringiendo el acceso a carbohidratos simples.
  • Proporcionando pienso y agua de bebida limpios.
  • Previniendo la ingesta de arena usando comederos elevados.
  • Con un horario de alimentación regular.
  • Con desparasitaciones periódicas.
  • Con un cuidado dental adecuado.
  • Evitando cambios bruscos de dieta cuantitativos y cualitativos.
  • Previniendo las insolaciones.
  • Utilizando técnicas de manejo para retrasar la velocidad de consumo, en aquellos caballos que devoran su pienso con rapidez.
  • Evitando el confinamiento en establos.

El ideal es que un caballo disponga de 18 horas al día para pastar, como en la naturaleza, aunque muchas veces es difícil de conseguir en caballos de competición, aquellos que son embarcados, o si tienen acceso a pastos exuberantes y por ello riesgo de laminitis.

Palpación rectal

Una prueba clave para el diagnóstico de cólico son las repetidas palpaciones rectales, ya que muchas enfermedades del intestino grueso pueden diagnosticarse de forma definitiva sólo por este método. También pueden detectarse hallazgos inespecíficos, como la distensión de las asas de intestino delgado, que juegan un papel importante para determinar la necesidad de cirugía.