Viejo Oeste – Armas


En muchas de las áreas territoriales, donde la ley y la autoridad fueron inexistentes, las armas personales sirvieron para la defensa de los pioneros y como parte integral de su vida diaria incluido el caballo. Entre la variedad de armamento personal estuvieron los revólveres, rifles, carabinas y escopetas, igualmente usados por cazadores, bandidos, actores, militares y la misma autoridad.

Las compañías sobresalientes de producción eran las que manufacturaban los revólveres Colt y los rifles Winchester, a ambas se les atribuye el mote de «las armas que conquistaron el oeste».

El Colt.45 (inventado por Samuel Colt) fue inmensamente popular a finales del siglo. Se conseguía por 17 dólares en envío por correo. El modelo del año 1873 (llamado Single Action, Peacemaker o Frontier) fue usado por el ejército en dos diseños: uno para la caballería y otro para la artillería; ambos se conocieron como .45 Long Colt (.45 LC). Para los civiles se fabricaron muchos modelos entre los que variaba el tamaño del cañón, siendo este de 4¾ a 12 pulgadas. Este revólver fue nuevamente producido en 1956 por su demanda en las películas de cine y televisión. En general su aceptación se debió por su diseño simple y la certeza en las distancias cortas, haciéndola un arma ideal para la defensa personal y la cacería.

Otro inventor, Oliver Winchester, organizó en 1867 lo que fue la Winchester Repeating Arms Company. Su jefe de planta (B.T. Henry) diseñó el rifle Henry, usado en la guerra civil, el cual fue el precursor de las armas Winchester, populares en el oeste. Las que alcanzaron mayor fama fueron los modelos de 1873 y 1894. El primero de ellos fue producido como rifles, carabinas y mosquetes cuyo cañón tenía un largo que variaba entre 14 y 36 pulgadas. Debido a su enorme producción se convirtió en un arma de uso común.

En 1883, un vendedor de la compañía se enteró del diseño de un rifle de un solo tiro manufacturado por un tal John Moses Browning. El modelo fue comprado y enviado a la fábrica para su revisión, y no tardó mucho para que la empresa comprara los derechos y encomendara a Browning el diseño de los rifles Winchester, desde 1883 hasta 1902.