Viejo Oeste – Participación de la Mujer y los Montañeses


Mujeres

La participación de la mujer en la vida del oeste fue un importante factor de estabilidad. Los cambios más importantes tanto en los poblados como en las ciudades ganaderas provinieron de gentes de clase media (especialmente mujeres) que fomentaron la unidad de la comunidad a través de escuelas e iglesias. Las nativas amerindias, por su parte, fueron fundamentales en la vida de sus familias al participar en las actividades diarias y dar fortaleza y consistencia a los suyos, aunque muchas en eximias jinetas, sobre el caballo. Además se creía que una mujer era más indicada para las actividades de curación.

Entre las mujeres que dejaron su nombre en el oeste y arriba del caballo, destacan: Calamity Jane, conocida como el «diablo blanco de Yellowstone»;Annie Oakley, diestra francotiradora, gran jineta a caballo y famoso personaje del show de Buffalo Bill; Nellie Cashman, prominente empresaria y activa en obras sociales; Belle Starr, delincuente; Sarah Winnemuca, portavoz de los nativos amerindios; Sacajawea, parte de la expedición de Lewis y Clark; Julia Archibald Holmes, primera mujer en escalar el pico Pikes en Colorado, etc.

Montañeses

El montañés (mountain man) fue un aventurero a caballo, que se adentró en el oeste para la caza y posterior comercialización de pieles de animales, principalmente de castor. Aunque su imagen esté rodeada de un cierto romanticismo, en realidad fueron agentes al servicio del creciente comercio de pieles. La intención era no depender de los amerindios para su obtención.

Este oficio cobró notoriedad cuando en 1822 William Henry Ashley propuso a los montañeses proporcionarles los pertrechos y caballos, necesarios para adentrarse en las montañas a cambio de la mitad de las pieles conseguidas en un año. El negocio llegó a su final poco después de 1840 cuando los europeos dejaron de vestir sombreros de pieles de castor. También por la entrada en el mercado de la seda asiática, que se convirtió en un producto de lujo en los dos continentes.

La vida de estos cazadores fue azarosa y solitaria. Estaban expuestos a peligros diarios, como osos, serpientes, nevadas, inundaciones. Llevaban el pelo largo para demostrar que no tenían miedo que les arrancasen el cuero cabelludo.

Algunos reconocidos montañeses fueron: Jedediah Smith, aventurero que encabezó largas expediciones; James Beckwourth, que huyó de la esclavitud; Jim Bridger, al cual un historiador llamó «un atlas del oeste»; Kit Carson, protagonista de muchos sucesos de la frontera y excelente caballista, etc.